El “NutriScore”: qué es y otras preguntas frecuentes

El nuevo sistema de etiquetado nutricional NutriScore, anunciado por la Ministra de Sanidad el lunes pasado, da esperanzas a la promoción de la alimentación saludable. ¿Qué es y en qué consiste el NutriScore?

Este pasado lunes,  María Luisa Carcedo, la Ministra de Sanidad, nos sorprendió anunciando una serie de medidas políticas para fomentar la alimentación saludable. La medida más sonada y que parece más cerca de cumplirse es la aplicación del etiquetado “NutriScore”. 

Mucha gente me ha preguntado mi opinión al respecto, así que en este artículo intentaré responder a las dudas habituales: qué es el NutriScore, cómo se calcula, qué alternativas, aspectos positivos y negativos tiene y cuál es mi reflexión final: ¿es una buena idea?

Puntos clave

Esta semana el Ministerio de Sanidad ha anunciado varias medidas de promoción de la alimentación saludable.

El NutriScore es un sistema de etiquetado nutricional simplificado, diseñado para facilitar las decisiones en la compra de alimentos.

El NutriScore da puntos negativos a la sal, azúcar, grasas saturadas y calorías, y da puntos positivos a la fibra, la proteína y a las frutas y verduras. La suma se clasifica de la “A” a la “E”, siendo A la categoría más saludable y E la menos saludable.

El NutriScore es más sencillo y útil que otros etiquetados basados en semáforos nutricionales, aunque también se limita al análisis de los macronutrientes.

Para ser realmente efectivo, el NutriScore debería ser obligatorio en todos los productos envasados y acompañarse de otras políticas nutricionales, como la regulación de la publicidad o las medidas fiscales.

Qué es el NutriScore

El NutriScore es un sistema de “etiquetado alimentario frontal” (en inglés, Front-Of-Package). Funciona como resumen de los nutrientes de un alimento envasado, y su intención es facilitar la compra de alimentos saludables. La información nutricional que tenemos actualmente en los envases es compleja y difícil de interpretar para muchas personas. El NutriScore y otros sistemas de su familia intentan hacernos la tarea más fácil.

El NutriScore surgió en Francia, donde es un etiquetado voluntario (tan voluntario, que en un reciente viaje a París solo lo vi aplicado en un solitario yogur…).

Cómo se calcula el NutriScore

El NutriScore aplica una letra de la A a la E a los alimentos y bebidas. Al igual que ocurre con los electrodomésticos, la A verde es buena (más saludable) y la E roja es mala (no saludable).

nutriscore

Las cinco categorías del NutriScore, de la A a la E.

Tal y como ha aclarado el Ministerio, el NutriScore no se aplicará a los alimentos que solo tengan un ingrediente. Es decir, que el aceite de oliva, los huevos, la leche, el pescado o carne envasados, etc., no entrarán en este sistema.

NutriScore ministerio sanidad

Aclaración del Ministerio: el aceite de oliva no “competirá” con la Coca-Cola light.

Para calcular la letra, el NutriScore da “puntos negativos” a los alimentos según su contenido en sal, azúcares, grasas saturadas y calorías totales. A algunos productos, además, se le calculan unos “puntos positivos” si tienen fibra, proteínas y frutas y verduras. El resultado final es un número positivo o negativo.

NutriScore algoritmo

Ejemplo del algoritmo de cálculo del NutriScore francés para alimentos sólidos y bebidas.

Por último, se establecen varias categorías de alimentos. En el caso francés, estas son: alimentos sólidos, bebidas, grasas y quesos. Dentro de cada categoría de alimento, se ordenan los productos de más puntuación a menos, y se dividen en 5 grupos, de la A a la E. Así, los productos con la “A” son el quintil más “saludable” de su categoría, y los productos con la “E” son el quintil menos saludable.

El sistema de cálculo tiene algunas particularidades de las que no hablaré en detalle. Es interesante, por ejemplo, que el agua embotellada recibe automáticamente una clasificación de “A” en bebidas, por ser la opción más saludable (aunque según el sistema de puntuación de bebidas le correspondería una B). Es decir, es un sistema cuyo cálculo permite flexibilidad y excepciones.

Es importante recalcar que este es el cálculo del sistema NutriScore francés. No sabemos todavía cómo será el español, aunque el Ministerio ha anunciado que se basará en el francés y tendrá adaptaciones a la dieta mediterránea.

NutriScore ministerio sanidad2

El Ministerio da pistas de las futuras modificaciones del NutriScore español.

Alternativas al NutriScore

El NutriScore no es la única opción de etiquetado alimentario frontal. Hay dos principales alternativas de las que más se oye hablar:

  • El semáforo nutricional. Este es un sistema que clasifica cada macronutriente (sal, azúcares, grasas saturadas, etc.) en tres niveles, alto, medio o bajo, y les da un color similar al de un semáforo: verde, ámbar o rojo. En la etiqueta final un producto tiene, por lo tanto, tres o cuatro colores de semáforo según su contenido en cada nutriente particular.

traffic light

Ejemplo de semáforo nutricional.

  • Los sellos nutricionales de Chile. Son octógonos negros con la leyenda “alto en azúcar”, “alto en sal”, “alto en grasas saturadas” y “alto en calorías”. Estos sellos se aplican a los alimentos que superan una cantidad determinada de cada nutriente.

sellos chile

Sellos nutricionales o “esquelas”, de Chile.

En mi opinión, el NutriScore presenta ventajas sobre estos dos sistemas. En primer lugar, es un código único para todo el producto, y eso hace que sea más sencillo de interpretar frente a tres o cuatro colores o sellos. En segundo lugar, se basa en cálculos estándar por 100 g de producto, mientras que algunas propuestas de semáforo nutricional se basan en el “tamaño de la ración”, un concepto vago que puede dar lugar a manipulación. Por último y frente al sistema de sellos de Chile, permite una gradación y no es “blanco o negro”. Esto puede facilitar que las industrias compitan para conseguir una puntuación mejor, aunque esto también puede ocurrir con el sistema de sellos.

En la comunidad de Salud Pública en la que me muevo, tanto el NutriScore francés como los sellos chilenos son vistos con buenos ojos, mientras que el semáforo nutricional levanta más escepticismo.

Ventajas y desventajas del NutriScore

Las ventajas más claras que presenta el NutriScore, frente a la situación actual sin etiquetado frontal, son:

  • Simplifica y facilita la toma de decisiones sobre la compra de productos saludables. Sobre todo, facilita la elección entre productos parecidos (por ejemplo, elegir entre dos cereales o dos salsas de tomate).
  • Está basado en la evidencia científica que dice que son los alimentos altos en sal, azúcares y grasas saturadas (HFSS, en inglés) los que más se asocian a obesidad, diabetes, cáncer y otros problemas nutricionales. También está demostrado que mejora la comprensión frente a otros sistemas.
  • Incentiva la competición de la industria por crear productos con menos sal, azúcares y grasas saturadas.
  • Es relativamente sencillo de aplicar a una amplia gama de productos.
  • Es fácil asociar la puntuación NutriScore a otras políticas nutricionales como la regulación de la publicidad o de las alegaciones de salud.
  • Su cálculo es flexible y permite excepciones.

Las desventajas o limitaciones del NutriScore, algunas de las cuales comparte con otros sistemas de etiquetado simplificado, son:

  • Se basa exclusivamente en el contenido en macronutrientes. No tiene en cuenta otras variables como el tipo de procesamiento de alimento, la presencia de otros aditivos (edulcorantes, potenciadores del sabor…) que tienen influencia en las conductas alimentarias, ni tampoco diferencia los azúcares naturalmente presentes de los azúcares libres, o la fibra de los cereales integrales de la fibra “añadida” a un cereal refinado.
  • Puede dar lugar a comparaciones confusas, sobre todo al elegir entre alimentos de diferente categoría (por ejemplo una bebida y un alimento sólido).
  • Su simplicidad puede ser una limitación si no sabemos a qué se debe la puntuación (¿tiene mala nota porque tiene mucha sal, mucho azúcar, por ambas cosas…?). Aunque la información nutricional detallada seguirá disponible en la etiqueta.

Reflexión final

La adopción del NutriScore por parte del Ministerio es una gran noticia que aplaudo. Este tipo de etiquetado facilitará la decisión de las familias a la hora de comprar en el supermercado. No obstante, hay que tener especial atención en lo siguiente:

  • Para que sea útil, el NutriScore debe ser de cumplimiento obligatorio. Si solo unas empresas lo usan, y otras no, no permitirá hacer comparaciones y no tendrá mucho sentido. El Ministerio ya ha anunciado que será voluntario, por lo que tengo mis dudas de que se implante de forma generalizada. De todas formas, habrá que esperar a la norma final, ya que la Comisión Europea está preparando un reglamento europeo sobre el mismo tema.
  • El NutriScore debe acompañarse de otras medidas políticas complementarias. Hablé de ellas en este artículo. En particular, debe aplicarse una regulación de las alegaciones nutricionales y del marketing. Es decir, se debe impedir que alimentos con una puntuación D o E (por ejemplo) realicen publicidad o anuncien que tienen alguna cualidad nutricional saludable (del tipo “alto en hierro”, “ayuda a tus defensas”…)
  • Del dicho al hecho hay un trecho. Las declaraciones de la Ministra son esperanzadoras, pero no cambiará nada hasta que no se apruebe una ley y se aplique bien.

Estaremos pendientes para valorar la evolución de esta y otras leyes de salud pública nutricional.

NOURISHING

La receta “NOURISHING” de políticas nutricionales, de la que hablé en este artículo.

Para más información

El NutriScore ha dado mucho de qué hablar. Os dejo los enlaces a otros reportajes y comentarios de profesionales de la nutrición y la comunicación:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s